sábado, 9 de diciembre de 2017

LA PEÑA DEL BUFO

(Fuente: Vice)
En la clase de bachillerato de uno de mis hermanos, en un año que no puedo precisar, alguien tuvo la genial idea de crear la que vino a llamarse La Peña del Bufo. El mecanismo para acceder a ella era bien sencillo. A primera hora de la tarde y aprovechando la benevolencia, la sordera o la modorra de determinado profesor, los integrantes de la misma y los aspirantes a pertenecer a tan selecto círculo entablaban una justa de pedos. Se valoraba el estruendo, no la fetidez de los mismos, de manera que los expelidos por los postulantes que no fueran escuchados por todos los miembros del jurado elegido para la ocasión, estratégicamente repartidos por el aula para cubrir todo el campo de competición, no puntuaban. Por más que atormentaran las pituitarias de sus compañeros más cercanos. Cada cierto tiempo, e ignoro siguiendo qué criterio, se elegía presidente de la peña, honor que una vez tras otra recaía en la misma persona dado que, en tales ocasiones, largaba una ristra graneada de zambombazos imposible de superar. Y la verdad es que se lo curraba porque un día, quizá cansado de tanto exabrupto anal, compartió el secreto de su tronante contundencia con el grupo más cercano de pedorros diplomados. Acaso con la callada esperanza de que alguno de ellos siguiera sus pasos, ganara el sillón presidencial y él pasara a ser simple militante de base. El busilis del asunto, aunque sencillo, no deja de ser ocurrente. Consistía en que, poco antes de salir camino del colegio, con el estómago más que probablemente lleno de garbanzos o habichuelas, el muchacho se apretaba el cinturón al máximo que podían soportar él y sus tripas para, acto seguido, atiborrarse de castañas pilongas compradas en Las Antigüinas. Al llegar a su pupitre, ahíto por el atracón y congestionado tras la caminata, se aflojaba el cinturón. Y el estruendo ininterrumpido del desahogo liberaba energía suficiente como para proveer de luz durante un año a todos los fabricantes de zuecos de Alemania, como decía La Codorniz del pedo de un elefante.

(Fuente: okdiario)
En fin, ha venido a mi memoria esta historieta tras leer las delirantes declaraciones que, tras salir de la cárcel bajo fianza, han hecho los exconsejeros Jordi Turull y Josep Rull, sobre todo este último que, visto lo visto, tiene que ser un señorito más flojo que la paja de avena. Según dice este dengoso, las dos penalidades más destacables de su experiencia carcelaria, o al menos las que más destacan las fuentes que he consultado, han sido para él los ‘espeluznantes’ traslados entre juzgado y prisión y la comida de la cárcel. De los traslados se queja por  ir en una furgoneta sin cristales ‘en la que no paraba de marearse’ y, además,  esposado. Y que al llegar a la Audiencia le obligaron a quitarse las gafas y el anillo de bodas. O sea, que este pisaverde se queja de que lo traten como a cualquier preso, que es lo que era en ese momento aunque ahora esté de imaginaria. Pero, qué pensaba, ¿que quienes lo custodiaban eran mossos que adoptarían la actitud lacayuna habitual y lo iban a llevar de un sitio a otro en coche oficial, con Biodramina incluida? Y digo yo, ¿qué democracia puede defender un político que se asombra y protesta porque lo traten igual que a cualquier ciudadano en sus mismas circunstancias? ¿En qué grupo étnico se siente encuadrado para creerse superior y, por tanto, despreciar a las personas que dice representar? ¿De qué élite se considera miembro este lechuguino?

(Fuente: Antena3)
Y sus críticas a la comida no hacen sino dejar al descubierto sus melindres, su falta de enjundia, porque el tal nos ha salido más blandengue que la princesa del reino de Safi, a la que un guisante, colocado bajo los siete colchones sobre los que se acostó, le impidió dormir y llenó su delicado cuerpecito de moratones. Parece que a nuestro gazmoño atribulado la comida carcelaria le ha llenado la boca de llagas. Yo me pregunto qué encías tan delicadas debe de tener para que se ulceren comiendo paella, garbanzos con verduras, macarrones con panceta o fabada asturiana que, por poner un ejemplo, fueron los primeros platos del menú de sus cuatro últimos días en prisión. Por si fuera poco, confiesa quejumbroso que era muy flatulenta. Y a esa me agarro para hacerle una sugerencia: Dado que su situación procesal está pendiente de juicio y este puede acabar con un encarcelamiento de años, debería hacer de la necesidad virtud y aprovechar sus flatulencias meteóricas para, llegado el caso, fundar en su módulo una Peña del Bufo. Si llegara a ser presidente de la misma, su cargo tendría menos relevancia pública, sí, pero, sin duda, más dignidad y más limpieza democrática que el que aspira a ocupar tras las elecciones del 21D. Perquè hi ha pets i pets, primo.

sábado, 2 de diciembre de 2017

EL BÉNDIX DE PUIGDEMONT

Cada día estoy más convencido de que a Puigdemont no es que le patine el béndix, una falla al fin y al cabo leve que, aunque impide que el motor de arranque cumpla su función y haga que quien lo sufre caiga, ocasionalmente, en pequeños dislates, tiene una solución poco complicada y rápida. Lo que le ocurre es que, a base de circular por Bruselas caldeado de ardor republicano, de furor independentista y, posiblemente, sin suficiente líquido refrigerante para tanto calentón, en un determinado momento se cargó la junta de culata y ha desbarajustado todo el bloque del motor. O sea, que tiene la molondra tan hecha fosfatina que ya no la quieren ni en Desguaces Bru. Seguir la ruta hacia la idiocia vesánica que sus declaraciones nos van marcando mojón a mojón, pasmo a pasmo, es un viaje más alucinante que el que nos proponía Richard Fleischer en su Fantastic Voyage de 1966. Y me temo que ni las Fuerzas Disuasorias de Miniaturas Combinadas, (Raquel Welch, Stephen Boyd, etc.), interviniendo desde su interior, podrían recomponer y hacer gavilla de la fosfatina a que tiene reducidas sus circunvoluciones cerebrales y, por ende, su capacidad de caletre y raciocinio. Lamento ser tan pesimista en mi análisis pero es que, con toda franqueza, la empanada mental que presenta el susodicho no creo que dé opción alguna a un diagnóstico esperanzador. Cuando, a mayor abundamiento, sus sucesivas deposiciones van dejando patente un agravamiento paulatino y constante de su cuadro clínico psiquiátrico.

(Fuente: El Jueves)
La verdad es que comprendo su deterioro cognitivo, incluso por momentos me produce hasta lástima su descenso a la inopia. Porque desde que cogió las de Villadiego para ir a refugiarse a Bruselas, donde pensaba ser recibido, en loor de multitudes, como un adalid de la libertad y la democracia perseguido por las oscuras fuerzas de un Estado español represor, no ha hecho más que recibir mamporros dialécticos como para dejar turulato a un elefante. Y así está la pobre criatura por esa Europa de Dios, como un boxeador sonado lanzando ‘crochets’ al aire y recibiendo más que una estera. Tan zombi y ajeno a la realidad anda ya que, cuando intenta defenderse del ataque implacable de sus contrincantes, no hace sino arrearse a sí mismo a base de sinsorgas categóricas, lo que deja aún más al descubierto la situación calamitosa y desnortada en la que se encuentra. Hasta sus correligionarios se han hartado de él y le han cortado el grifo que sufragaba sus vacaciones megalómanas. Y la ayuda espiritual que recibe de sus aliados flamencos, neonazis y xenófobos, no hace más que añadir gasolina al fuego de sus quimeras.  


El problema de fondo es irresoluble, porque de donde no hay, no se puede sacar. Y si escarbamos bajo la pelambrera lacia del individuo, me temo que apenas encontraremos una nuez semihueca. Un par de golpes de suerte, dos carambolas del destino lo llevaron a ocupar primero la alcaldía de Gerona, digamos que de una forma discreta, y después la presidencia de la Generalidad, a la que accedió por el descalabro de Artur Mas impuesto por la CUP, que vio con ojos golositos cómo el candidato a la sucesión a título de ‘Molt Honorable’ propuesto por él, era un político manejable inmerso en la zona gris de la medianía, un muñeco de Lego que la joven del flequillo rectilíneo y los suyos podrían montar y desmontar a su capricho. Los hechos han demostrado, (ante los pasos que han obligado a dar al interfecto que desconectaba y convocaba elecciones, y conectaba y las desconvocaba sin solución de continuidad), que no iban demasiado desencaminados. Lo que ocurre es que, a última hora, no sé si por el peso del armiño, que puede imprimir carácter hasta en los plebeyos más inopes o, tal vez, por la tendencia de los mediocres a padecer el síndrome de Pinocho en su versión más mitómana o, acaso, por el ansia enfermiza e impostada de querer hacer gala de una dignidad que ha demostrado no tener, la criada les salió respondona a los ‘cuperos’ cuando este Míster Chance despeluzado tuvo “l’idea geniale” de montar la bufonada europea que ha montado. Y en sus trece sigue, inmerso en sus delirios de grandeza, soltando paridas y descalabros verbales al compás del sosegado deambular de sus manos, mientras su semblante, con sonrisa espuria y bobalicona, adquiere tintes de extraviado irrecuperable. Ni don Hipólito, con toda su ciencia, hubiera podido hacer nada por él. “¡Quina pena d’home, Mare de Deu dels Desamparats, si fins i tot ja dubte a on fer-se la ratlla de les seves greñas, primo!”
(Fuente: El Mundo)

sábado, 25 de noviembre de 2017

TARDE CON LLUVIA Y NOVIEMBRE

(Fuente: curiosodato.net)
Ha empezado a llover. Cae la lluvia, pausada, con la tímida inseguridad de una novicia, de alguien que vuelve y teme no encontrar más que la ausencia de aquello que dejó, un paisaje de pérdidas terrible. Mansamente las gotas, indecisas, se abrazan a las hojas que el otoño dejó como cadáveres de todos los recuerdos que se fueron en un vuelo mortal e ineludible. Y yo salgo al jardín a oler la tierra húmeda que, agradecida, me regala retazos de los años que  fueron. Hoy abrilea noviembre y anda mi corazón destartalado con este calendario iconoclasta que medra en mis espaldas sembrando incertidumbres.  Vienen los abandonos a ser viva presencia entre mis manos. Y me siento indefenso, insuficiente, inútil, apenas una hoja moribunda dormida entre silencios que antes eran sentimental rutina, calor de sol, vida llena de vida y del milagro del día tras otro día.  Hay tardes de noviembre que retuercen la vida y estrujan el sentido de vivirla hasta hacer que la duda se acurruque callada, victoriosa, en un rincón oculto de las horas. No hay forma de escapar de su paciente espera, del sosegado acecho de unas fauces hechas de tiempo y sueños, de espinas repentinas, de quimeras, de páginas que esconden la huida a trompicones de un libro inacabado.

Paradojas del alma, a pesar de la luz que inunda el aire de tristes pinceladas mortecinas, la tarde, por momentos, es una niña alegre que se columpia en agua, que ríe desconsolada dejando en el ambiente el eco de un suspiro, la levedad de un beso, la tibieza minúscula de una caricia atónita, las notas agridulces de una canción perdida en la nostalgia. Al compás de este ensueño, existir se transforma en un acto de fe contradictorio, distante de mí mismo, ajeno a la presencia de un camino que sigue su andadura sin pasos que quebranten su trayectoria trémula. E inesperadamente, con la misma premura con que armó el trampantojo, la tarde se despoja de añagazas, y niña y lluvia y risas y columpio soñado se pierden en las sombras y queda al descubierto la brutal asechanza, la náusea improductiva, el terco sufrimiento, la angustia de un presagio revivido que siempre sigue ahí, esperando el momento de abrazarme y dejarme sin voz y sin resuello, vacío de esperanzas, sin luz y sin caricias.

(Fuente: El Espejo Gótico)
Es de golpe la noche, la tarde travestida con negrura prestada la que viene a adueñarse de la sala de estar de mis adentros. Y el corazón, absorto, se vuelve un niño triste, vacilante, que anochecido espera un consuelo indulgente que acaso no vendrá. Rodeado de tinieblas tan solo veo mis lágrimas que, ojos adentro, empapan la angustia entre silencios. No tengo escapatoria. La casa, la de siempre, la de la luz del alba, la de las charlas plácidas, la del dormir pausado, se transforma de pronto en un túnel oscuro que no termina nunca, un lóbrego pasillo que no quiero saber a dónde va. Y la mesa camilla es un pozo sin fondo, y la puerta una trampa que espera que la cruces para guillotinarte la esperanza y el sillón un ecúleo para descoyuntar todos tus sueños.   


En medio de un tormento que ya sabía de antes, convine con mis pasos que la vida es un álbum sonoro de instantáneas, de misterios diarios que de pronto, de malas a primeras, estallan como pompas de jabón. Que aunque sigas viviendo, vivir puede ser nada, una prueba diaria para seguir estando que superas a trancas y barrancas. Y un artículo y otro de un sábado a otro sábado. Por poner un ejemplo que todos entendamos.

miércoles, 22 de noviembre de 2017

LIBRO CENSURADO

Me envía mi amigo José María Fernández Gutiérrez, Doctor en Filología Románica por la Universidad de Oviedo con una tesis sobre Enrique Díez-Canedo, profesor en el Instituto de Bachillerato de La Bañeza, en la Universidad Laboral de Tarragona y en la Rovira i Virgili, también de Tarragona, el correo que transcribo. Un botón de muestra de la dictadura independentista en Cataluña. ¡Porca misèria!

"Libro censurado
            Acabo de publicar “El libro de olor a queso y a tierra mojada” y quería presentarlo en   -----          --        de Tarragona. Nos pusimos de acuerdo en el día, 5 de diciembre de 2017, a las 7 de la tarde. Lo iban a presentar Inmaculada Rodríguez, Concejal de Turismo del ayuntamiento de Tarragona y profesora de la UNIR y Enric Pujol, periodista que trabajó en RNE, que hizo numerosos doblajes para cine, que tiene una veintena de libros publicados sobre Tarragona y sobre deporte. Yo también diría unas palabras.
            Estábamos empezando a difundir el acto cuando me llamó el dueño del local (que vive de vender productos al público) y me dice que ha ojeado mi libro y que no puede prestarnos el local porque perdería por lo menos el 50% de los clientes; porque le harían un boicot y lo marcarían con una cruz negra para siempre.
            En Cataluña hoy hay odio, división, persecución del contrario, miedo, hartazgo, intolerancia y censura. Censura en el siglo XXI. Un asco.
            En el libro, en mi libro, hay una idea omnipresente, la de que en las sociedades cerradas el poder aspira a controlar las acciones de los hombres, sus fantasías, sus ilusiones, sus sueños y a apagar su memoria, pero que nosotros tenemos que oponer el poder de la inteligencia despierta, el de la crítica y el de la denuncia. Y estas ideas las explico y las aplico a casos concretos, el de la política catalana, el de la gestión y funcionamiento de la universidad. Y añado y comento asuntos como el de cómo daba mis clases, el de las reuniones, el de gentes de conducta incomprensible…
            Y ya está. Este es mi libro y estos son los asesinatos que mi libro ha cometido y por los que ha sido censurado.
            Del libro hice una tirada cortita que pagué de mi bolsillo y ahora estoy como flotando. No lo entiendo. Me da asco todo. No sé si buscar el nirvana o la lucha sin cuartel.
            Muchas gracias. Si difundes esta historia creo que colaboras al conocimiento de una situación, digamos que rara, muy rara.
            José María".

sábado, 18 de noviembre de 2017

ALGO HABRÁ HECHO



(Fuente: Pressdigital)
Hay veces que escribir un artículo puede suponer un descenso a los infiernos de imposible digestión. A poco que te impliques en él y recopiles datos para que tu opinión tenga una carga suficiente de objetividad, aunque trates de acercarte a su interior lo más desembarazado de prejuicios que puedas, sientes cómo, a medida que avanzas por sus tripas, te vas abismando en lo más hondo de un submundo obsceno y cochambroso que te deja el corazón encogido y tan destartalado como para que tus sueños se transformen en pesadillas y la indignación abra paso a la cólera. Eso me ha pasado a mí  al sumergirme en las correrías, verbales o físicas, de Antonio Manuel Guerrero, José Ángel Prenda, Jesús Escudero, Alfonso Jesús Cabezuelo y Ángel Boza, cinco tiparracos que, con motivo del juicio que se les sigue por la violación múltiple de una joven de 18 años en los Sanfermines del año pasado, han vuelto a la actualidad y son conocidos, desde que se tuvo información de aquel luctuoso suceso, como “La manada”.

(Fuente: El Confidencial)
No sé cuál será la sentencia que dictará el tribunal de la Sala Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra, pero después de leer los wasaps repugnantes que han compartido en los dos grupos en los que están integrados, “The Manada” y “Veranito”, una posible declaración de inocencia no servirá para que flaquee mi criterio sobre la infame catadura moral de estos sujetos y su culpabilidad no haría otra cosa que confirmármela: “¿Llevamos burundanga? (...) Tengo reinoles tiraditas de precio. Para las violaciones”. “Hay que empezar a buscar el cloroformo, los reinoles, las cuerdas... para no cogernos los dedos porque después queremos violar todos”. “Violaría una rusa que vea despistada y palizón a un niño de 12 años inglés. 2-0 y pa casa”. “Yo llevo la pistola, no quiero mamoneos. Cuando estemos borrachos, se saca la pistola”. "Prefiero follarnos a una gorda entre cinco que a un pepino de tía yo solo". “-Madre mía, qué le echasteis, ¿burundanga? - ¿Está muerta? - Estaría en coma. -Y qué han hecho con la chavala, ¿la han tirao al río? - Es otro caso Marta del Castillo, niño, jajaja”. “Prenda ve un cuerpo humano inconsciente y ahí está el tío, ya sea para robarle o para meterle mano, jajaja”. Este es el nivel despreciable de los cinco encausados y de su grupo de amigos. No entiendo cómo esta sarta de barbaridades pueden quedar impunes y no son denunciadas por quien corresponda, porque son una clara apología del delito. Y, a mayor abundamiento, entiendo aún menos que de este grupo sicópata formen parte un guardia civil, (Antonio Manuel Guerrero), y un militar, (Alfonso Jesús Cabezuelo). ¿Es que no hay filtros en esas instituciones para detectar y bloquear la entrada en ellas a semejantes monstruos, a tipos tan asquerosamente degenerados?

Pues bien, estas declaraciones, premonitorias del horror, quizá por aquello del ‘iter criminis’ no han sido admitidas en el proceso por el tribunal, al ser anteriores a los hechos que se juzgan. No así un informe, evidentemente posterior a ellos, encargado a un detective privado por la familia de unos de los acusados, (el engendro tiene a quien salir), para tratar de demostrar que la víctima de la agresión no sufre trauma alguno y hace una vida normal. O sea, que ni se ha tirado del puente de Segovia, ni se ha encerrado en casa transida por la depresión, ni anda por las calles como plañidera desconsolada, ni ha pedido ingresar en el ‘beaterío de Santa María Egipciaca’ con las otras ‘arrecogías’. El mecanismo es tan sencillo como diabólico porque desvía el foco de atención de los victimarios a la víctima, distorsionando la óptica para que veamos a la agredida como cómplice colaborativa y gustosa de la agresión. Si el hecho de que este informe haya sido admitido a trámite no es una artimaña del tribunal para impedir que los abogados defensores de la jauría aduzcan indefensión, no consigo entenderlo.


(Fuente: El Confidencial)
En cualquier caso y tal vez espoleados sus autores por esta decisión judicial, o no, en las redes sociales he leído demasiados comentarios justificando la bestialidad de estas cinco alimañas y dando por hecho la colaboración gozosa de la muchacha en la canallada. Me ha recordado su situación, doblemente injusta, a la de las víctimas de ETA cuyo asesinato una más que amplia mayoría de los ciudadanos vascos despachaba con un “algo habrá hecho”, mientras seguía camino de la iglesia, o del trabajo, o del mercado. Ya ves, Jesús, yo tampoco sé dónde ir poniendo mis asombros en esta España de nuestros pecados, que cuando se empeña en sumirme en la estupefacción más deprimente lo hace a conciencia y con saña. 

sábado, 11 de noviembre de 2017

REPÚBLICA INDEPENDIENTE DE 'LOS COCOS'


(Fuente: youtube.com)
En la película “Su excelencia”, Cantinflas es López, (Lopitos), último funcionario de la escala y canciller de la embajada de la república de “Los Cocos” en Pepeslavia, país hegemónico del bloque comunista y enemigo acérrimo de Dolaronia, líder de occidente. En una próxima asamblea que reunirá a todos los países del mundo, habrá de decidirse si este es acaudillado por los colorados de Pepeslavia o por los verdes de Dolarania. Y hete aquí que el voto del representante de la minúscula y en principio desdeñable república de “Los Cocos” es el que puede inclinar la balanza hacia un lado o hacia el otro. A una cena de gala prevista en la embajada a la que asistirán altos mandatarios pepeslavos, y ante la negativa del embajador a sentarse a una mesa con trece comensales,  (“cuando el tecolote canta, el indio muere; no será cierto, pero sucede”, dice para justificar su aprensión), se adopta la decisión de invitar a Lopitos para romper el mal fario de número tan nefasto. Durante su transcurso se producen en “Los Cocos” tres golpes de estado consecutivos que suponen tres cambios de embajador inmediatos. El último de ellos, perpetrado por los serenos, la policía auxiliar y el honorable sindicato de barrenderos capitaneados por el doctor Belendre, a la sazón padrino de Lopitos, lleva aparejado el encumbramiento de nuestro canciller al puesto de embajador extraordinario y plenipotenciario de la república de Los Cocos en Pepeslavia. En fin, la escena es una hipérbole disparatada llena de guiños críticos y con algunos diálogos y peroratas desternillantes.

(Fuente: rtve.es)
Desde el comienzo del culebrón secesionista catalán la película ha estado paseando por mi cacumen como Pedro por su casa. Ver aparecer a Puigdemont con sus guedejas lacias, escuchar su sonsonete aflautado y venírseme a la cabeza la imagen del presidente de Pepeslavia, era todo uno. Y comprobar que el desarrollo de los acontecimientos me iba dando la razón hasta hacerme considerar más plausible la caricaturesca y ficticia república de Lopitos que la que dice presidir el exiliado gerundense, ha logrado variar la perspectiva de mi análisis.  El punto de inflexión que hizo que mi punto de vista sobre el particular haya discurrido de la indignación al pitorreo fue sin duda, por un lado, la huida vergonzante del blandengue y sus adláteres a Bruselas;  por otro, las manifestaciones prosopopéyicas desde la cárcel de los exconsejeros encerrados. Soy incapaz de contener la risa floja ante lo grotesco que resulta ver a unos actores engolados y peripatéticos que creen representar una tragedia griega cuando el guión que siguen es el de una astracanada infumable. Como la cosa va de mártires y por seguir con guiños cinéfilos, mientras yo estoy riendo con “La vida de Brian”, ellos se creen estrellas de “La historia más grande jamás contada”.  No tiene precio oírles o leerles frases tan grandilocuentes y, en ocasiones, ‘originalísimas’ o con graves errores de redacción, como: “Se pueden encarcelar las personas, no las ideas”; “No te limites a contemplar estas horas que ahora vienen. Baja y participa. No podrán nada ante un pueblo unido, alegre y combativo”; “Si el precio de la libertad es la prisión, no renunciaremos nunca a la libertad”; “Superar el miedo es el camino hacia la libertad”. Y, por redondear el muestreo, la de Junqueras en plan padre Karras, que ya es la repanocha: “Haced cada día aquello que esté a vuestro alcance para que el bien derrote al mal en las urnas del 21D”. ¿La habrá escrito con estola e hisopo en ristre prestados por el obispo de Solsona o el párroco de Calella?


(Fuente: el español.com)
En el momento en que escribo estas líneas, el último acto de esta farsa cochambrosa ha sido la declaración de la señora Forcadell en sede judicial. La que se suponía ‘dama de hierro’ del independentismo más contumaz e irredento, al final ha resultado ser de latón, como el cacharro de mi abuela. Ante el juez del Tribunal Supremo la tal ha hecho el salto del tigre con doble mortal inverso para ayuntar con el artículo 155, renegando de la proclamación de la república al justificarla como un simple experimento de sociología política. Y ahora anda a la espera de los 150.000 del ala para salir de najas de Alcalá Meco. La que hace unos días  arengaba a los suyos con un “ni un paso atrás” contundente, ha reculado ahora como matalona empaquetada. No sé si habrá mentido al juez o mentía cuando presidió la ignominiosa sesión del Parlament que dio el pistoletazo de salida a este circo, de lo que estoy seguro es de que en ambos casos lo habrá hecho con la misma cara de palo a que nos tiene acostumbrados.



sábado, 4 de noviembre de 2017

FIN DE TRAYECTO

(Fuente: Sofrodynamia)
Como insinué en mi artículo pasado y dado que el recorrido quedó a medias, quiero rematar en este la narración sucinta del resto de mi vida laboral. Ya sé que es un tema demasiado personal posiblemente carente de interés para un buen número de lectores, pero a veces me resulta necesario exorcizar los adentros, limpiar según qué recuerdos y ajustar cuentas con la vida para, así al menos, quedar conforme y en paz conmigo mismo que es, sin duda alguna y al margen de consideraciones estéticas, la  principal y mayor pretensión íntima de cuanto, aquí o allá, escribo. Si al poner el punto final a este viaje virtual de casi 40 años me encuentro con la tranquilidad añadida de haber desechado, a golpes de desnudez, un desasosiego emocional que aparece inoportuno por los rincones de mi almario cuando más tranquilo estoy, habré encontrado lo que andaba buscando. En cualquier caso además de expresarles mi gratitud sin dobleces, quiero apelar a la comprensión de aquellos que, habiendo leído el precedente, estén leyendo también este. Fundamentalmente por hacerles interpretar el papel de partícipes, pasivos pero inocentes, de mis desahogos jubilares. Agradecimiento que hago extensivo a quienes, desde la generosidad de estas páginas, me lo permiten.

(Fuente: Libre Mercado)
El sábado anterior terminaba el relato de mi itinerario introspectivo siendo cliente forzoso del Servicio Extremeño Público de Empleo. Esta situación desconcertante me tuvo en ascuas desde el 11 de julio del 2000 hasta el 27 de setiembre de 2001. Cuando comprendí que las promesas de trabajo que se me hacían no eran más que embustes y milongas que, viniendo de quien venían, aún ahora no soy capaz de comprender ni su porqué ni sus intenciones, (o quizá sí), en el mes de enero de 2001 solicité el reingreso en la UEx. De entrada tuve suerte porque, cuando lo hice, estaba a menos de 2 meses de que mi excedencia se convirtiera en perpetua, como intentó serlo el primer secretario de la Real Academia de las Artes y las Letras de Extremadura, que ya es tener ansia de cargo hasta más allá de la tumba. Donde la puerca torció el rabo fue a la hora de que mi solicitud fuera atendida. Parafraseando a Yupanqui  diré que ocho meses me pasé / en partidas malogradas. / Nadie aseguraba nada / y sin plata me quedé. Tras varios intentos baldíos de que me explicaran por qué teniendo derecho y habiendo plazas libres se me denegaba una y otra vez la incorporación, me di cuenta de que el busilis no estaba en mis derechos sino en la vanidad de un gerente patán que, encaramado en su sillón de respaldo alto y tal vez tratando de ajustar cuentas pasadas, esperaba mi visita en plan ‘randevú’ reverencial. Al final, tal vez sintiéndose instado por un amigo vicerrector que sabía de mi situación, fue él quien, seguramente muy a su pesar, acabó llamándome por teléfono en fecha tan señalada como el 11-09-01. El mismo día que me incorporé, el fulano apareció de improviso delante de mi mesa vociferando reproches por no haberme pasado por su despacho para agradecerle mi reingreso. Cuando le contesté que no creía deberle nada y, mucho menos, gratitud, salió de allí escupiendo sapos y culebras como un poseso. Y hete aquí que, a los pocos días, un amigo en la misma situación excedente de la que yo acababa de salir, vino a verme para que le explicara cuáles habían sido mis pasos. Con un lenguaje escatológico que no me atrevo a reproducir aquí no dudé en decirle que, si quería agilizar la tramitación, además de presentar la pertinente instancia se pasase por el despacho del bodoque a darle cuenta de sus deseos. Lo que en mi caso se demoró ocho meses en el suyo no pasó de una semana. Eso vino a demostrarme que mi juicio sobre el susodicho no era temerario en absoluto.

(Fuente: FECCOO Extremadura)
Si en toda esta historia algo tenía que salir bien, salió bien la que tenía que salir. Y a eso me agarro. Porque fui a recalar, otra vez, a la Sección de Gestión Económica, muy diferente a pesar de ser la misma en la que me estrené de novicio. Y he de decir que fui recibido con cordialidad por Ignacia (la jefa), Rosa y Martín. A pesar de que se encontraron con un tipo de casi 50 años, resabiado, poco simpático de entrada y con fama de cervecero cascarrabias. Y además tuve la suerte de que el maestro que debía introducirme en los arcanos de mi nuevo trabajo, el citado Martín, era una persona paciente y con la suficiente mano izquierda como para saber manejar mis titubeos y mi carácter poco fácil que, a pesar de su carácter nervioso (inquieto, dice él), supo soportarme en mis carencias informáticas con una generosidad que aún no termino de agradecerle. De quienes me encontré allí al llegar, en el momento de mi jubilación solo permanecíamos él y yo. Yo donde siempre y él ya como Jefe-Coordinador de la Sección.

(Fuente: Foursquare)
Cuando salí hace pocos días por la puerta de Rectorado camino de mi jubilación sentí el pálpito de que estaba abandonando mi casa. Si unimos a eso que, como no me gusta despedirme, tampoco sé hacerlo, para paliar esa impresión de huida y hacer aprendizaje de adioses no he tenido más remedio que volver viernes sí, viernes también, al rincón-refugio de la barra de la cafetería rectoral para tomar las cañas con la canallesca habitual que allí se congrega. Y para despedirme una y otra vez, semana tras semana, de Martín, Juan Andrés, Javier, Lucía, Paco, Ángel, Luna, Juan, Agustín, Coro, Manolito, el innombrable... Con Cele y Agustín del otro lado de la barra soportándonos solidariamente. De todos ellos daré buena cuenta cuando llegue el momento. ‘Articulísticamente’ hablando, digo.

sábado, 28 de octubre de 2017

JUBILACIÓN

40 años menos 9 días cotizados a la Seguridad Social. He ahí el resumen de mi vida laboral que el pasado martes, día 17, finalizó. Más de la mitad de mis días de existencia, el 61,50 %, condensados en apenas unas líneas y unos pocos números. Un índice conciso e implacable que dice lo que en parte he sido. Repasando fechas, cotizaciones y empresas, el pensamiento, que vuela mucho más deprisa que los años, ha traído a la mesa de mi ensueño, atropelladamente, situaciones, momentos prolongados o instantáneos, (amargos unos, afortunados otros), que dormían encerrados no sé donde, quizá tras las horas del hacer de cada día. Dicen que, en el momento de morir, tu vida se pasea como un suspiro por tu memoria de manera fugaz, completa, nítida. Algo similar me ha ocurrido a mí con esta vida laboral que, a punto de extinguirse, ha pasado como un soplo por detrás de mis ojos removiendo recuerdos y emociones. ¡Qué misterio la vida, qué sinrazón de números y tiempo!

(Fuente: Foro de relojes)
Mi trayectoria cotizante, ahora extinta, comenzó oficialmente el 1 de enero de 1972, en el almacén de relojería de mi familia. De entonces acá, con una interrupción de casi 5 años por estudios y cumplimiento del Servicio Militar, ha transcurrido con inquietudes, aciertos, errores, engaños y regresos.  Al enfrentarme a su resumen burocrático la primera imagen que se me vino fue la de una tarde de finales de verano del año 1978, en la que, cargado con mi máquina de escribir Olivetti Lexicon 80, en el patio del edificio del Antiguo Rectorado de la UEx en Badajoz y acompañado de mi santa, (entonces todavía solo beata, pues no fue canonizada sino hasta el día de nuestra boda, el 13 de enero del año siguiente), acudí a examinarme de la oposición de auxiliar administrativo que dicho organismo había convocado. Aprobé, conseguí plaza y me incorporé a la Sección de Gestión Económica en el campus de Cáceres el 16 de octubre. Yendo y viniendo estuve hasta el día 30 de julio de 1979, en que, repatriado, recalé en su homónima de Badajoz. Y de ahí, al cabo de un par de años, a la Escuela de Magisterio de donde me fui en febrero de 1985.

(Fuente: FECCOO Extremadura)
Esa salida de la UEX fue mi primer error de bulto. Nunca debí hacerlo. Pero tentado por un mejor sueldo y un trabajo en principio más gratificante y menos burocrático, me decidí por aceptar la oferta de la Junta de Extremadura para llevar la Editora Regional. Tardé poco en ver que el paraíso prometido no era más que un trampantojo. Fui un inconsciente por no intuirlo con lo que, para no andar desmenuzando embustes, solo a mí me atribuyo la culpa del estropicio. En fin, duré esquivando navajazos charlotianos, payasadas cutres, chulerías de mediocres y politiqueos de baratillo apenas 8 meses. Y “para que haya de todo, señores, como en botica”, si grande fue mi error de entrada, mayor lo fue de salida, al emperrarme en no solicitar el reingreso en la Universidad en la que había estado más de 6 años trabajando a gusto y con personas con las que, desde el primer momento, me sentí en sintonía. Primero, en la Sección: Daniel, Javier, Ángel, Cristóbal, Fernando, Gordillo padre, Jesús... Después, en Magisterio, Encarna, Rosa, Fátima, Maricarmen...

(Fuente: Libre Mercado)
Y volví a la empresa familiar en mayo de 1986. Solo diré que lo que empezó bien, acabó de la peor manera. Para no entrar en las circunstancias que, asumiendo mi parte de culpa, ando enjaretando como desahogo folio a folio y que quizá se publiquen cuando yo ya no esté por estos mundos, la realidad fue que en el mes de julio del año 2000 me encontré parado. Los meses que pasé en esa situación fueron un torbellino de irrealidad, de ausencias, de distancias de mí, de un estupor diario.  A veces pensaba que todo no era más que una pesadilla de la que me despertaría para volver a una realidad distinta y benevolente. Diré que a pesar de mi pesimismo congénito siempre trato de encontrar el lado positivo de mis catástrofes personales, con lo que la angustia de esos largos meses me sirvieron para descubrir hasta qué punto puede llegar la miseria, el rencor y el cinismo de quien crees que está tratando de ayudarte cuando, en realidad, lo que está haciendo es cavar tu fosa. Y para querer más a mi santa, si es que eso pudiera ser posible, que aguantó esta traición infame con una entereza y una delicadeza que tal vez nunca le he agradecido lo suficiente.

En fin, perdonadme este primer desahogo. Pero es que, como diría el otro: “Ya eres un puto ‘jubilao’, primo”. Y a eso me acojo para que más adelante haya más.

sábado, 21 de octubre de 2017

ADAGIO DE LAS HOJAS DE OTOÑO

Como un adagio llorando al viento de la tarde. Caen las hojas del árbol que, frente a mi ventana, derrama lágrimas mustias de un cielo que no se atreve a ser azul. Derroche inútil de luz que se pierde al compás de este otoño, indeciso entre una primavera que no es nada y un invierno que no llega a ser.

Como un adagio que suena sin querer, con miedo a romper el silencio inmenso de esta tarde, sobrecogida y solidaria, que acompaña mis manos mientras escribo. Suenan las palmas tristes de las ramas desnudas, los secos palmetazos que esparcen el dolor, mansamente, como aviones sin rumbo, color ocre, que llegan a no ser livianamente con lentitud de muerte prematura.  Una hoja, un niño… Viento ligero que juega a ser dios y no respeta nada, ni siquiera el espacio diminuto donde elegir reposo; viento travieso, cobarde dios de hojaldre de otros días que desparrama absurdo la injusticia, que impide caminar. Me da miedo pisar las hojas secas y me acurruco detrás de los cristales de mis gafas, sin salir, no sea que el aire de algún pequeño corazón de hoja se pose, dulcemente, en mis pestañas. No vaya a ser que el sufrimiento, prendido al arcoíris de su vuelo, se transforme en miseria.

(Fuente: Bonsais gigantes)
Anda el otoño recorriendo silencios. Y viene la vida a plantear desgarros, fiel a un calendario que anda  perdido atrás, demasiado atrás como para saber desde dónde empieza a pestañear este desasosiego de las horas. Un leve parpadeo que martillea en ausencias de no sé qué. Vacío de vivir cuando la tarde, acomplejada, se hace noche de pronto y el desconsuelo abruma como el pecado de un creyente. ¿El valor de la vida? A quién se lo pregunto para que la respuesta sirva de  algo. ¿Es que el aire es el mismo para todos, y el sol, y el firmamento que reproduce estrellas como en un sarpullido intermitente, y la melancolía de unos ojos que has visto y ya no sabes, el sueño, la alegría de la risa, la sensación de estar? No sé a quién preguntar que pueda darme una respuesta en la que la verdad se sacrifique y sea sólo el consuelo lo que sirva. Aceptaré el engaño. En esta sinrazón prefiero la piedad, el egoísmo de dormir, el dulce dolor de un no llorar indefinido.

(Fuente: Syzygy.org.uk)
Tal vez tan sólo busque una coartada que dé sentido a esta tristeza de inacabada lágrima, una forma burda de justificar la carencia del nombre, el olor de las risas que se pierden, la ilusión de una mirada que ya es súplica, el tacto de una piel desconocida que tan sólo será otra página más de un libro interminable de injusticias. Crueldad del sinsentido bajo un sol insolente y desquiciado. Huele a tierra mojada en el desasosiego de este atardecer roto. El perfil de los árboles juega en el contraluz de mi amargura. Y en el atlas de tanta sincronía, dímelo tú, tristeza:  ¿a quién pregunto?

Como un adagio ausente, pura sordina que dulcifica apenas la impotencia, mansamente el dolor, mansamente la tarde, mansamente las hojas jugando a ser metáfora, imagen de lo incierto conocido. Y mansa la distancia de los hijos que son todos los hijos. Van cubriendo el jardín sus almas cándidas en un último juego con la brisa, quizá su primer juego, su primera alegría en un zigzag inútil, remolino de risas apagadas. Se me llena el jardín, en un suspiro, de pequeños cadáveres perplejos. Hojas que caen… “El hambre mata al día a 8.500 niños en el mundo” .
(Fuente: La stampa)

domingo, 15 de octubre de 2017

NOSOTROS O LA HOGUERA

En cierta ocasión, un activo y liberado sindicalista me preguntó si iba a ir a no recuerdo qué manifestación. Lo hizo en un tono más inquisitorio que interrogante, con la prepotencia de autoridad moral de la que algunos se creen investidos, oropel por el que, además, cobran un sueldo que les pagamos los que cada día salimos a trabajar mientras ellos, posiblemente, duermen. Estuve prudente (lo siento) y no lo mandé al carajo, que es lo que se merecía más que por la pregunta por las formas de perdonavidas con que la hizo. Sólo le contesté que yo me manifiesto mucho más que él, porque lo hago cada sábado en estas páginas expresando libremente mi opinión: "¿Qué sentido tiene entonces que yo salga a la calle para apoyar la tuya, sin duda más interesada y fingida que la mía?", acabé. Y se acabó. La conversación, digo, porque el mozuelo salió escopeteado, calamocheando, mientras esbozaba una media sonrisa despectiva e insuficiente para disimular su cabreo. Cantinflas echó mano en muchas de sus películas del refranero mexicano, verdadero vademecum de sabiduría y  retranca, para poner en su sitio a petimetres de todo tipo: “Mírenlo, ya porque nació en pesebre, presume de Niño Dios”, le soltó a un prepotente chulito pagado de sí mismo. Y lo clavó. Al espécimen que nos ocupa, este refrán también le viene de perilla.

(Fuente: Poema del alma)
La anécdota no es baladí, porque, con matices, la he sufrido y también gozado en bastantes ocasiones, y he asistido a otras muchas en las que me tocó interpretar el papel de testigo. Y siempre de por medio políticos o sindicalistas que, con un sentido alienado de pertenencia al clan, no entienden la relación con los demás si no es abriendo trincheras de por medio o, lo que es peor, levantando murallas que separen a los “nuestros” de los “otros”. Y es que hay gente muy dada a, según soplen los vientos, considerarte de los suyos o de los contrarios como si no hubiera más posibilidades que esas, como si no existiera la opción de no ser ni de unos ni de otros. En su mentalidad obtusa y dogmática, a estos deseosos de hacer a los demás bueyes uncidos, no les cabe la independencia de criterio. Es más, no permiten siquiera ni la posibilidad de criterio. Y con una frivolidad irritante te etiquetan de acuerdo a que tus manifestaciones, a la luz de su corto y esclerótico entender, sean favorables o no al grupo al que pertenecen. En fin, yo entiendo que esa seguridad que nos proporciona el estar incorporado a un grupo, (‘la tribu’, que dicen algunos indígenas patrios de pelaje diverso), es atávica, casi irracional, y prácticamente inevitable por lo que a la familia se refiere, más que nada porque en este caso no hay posibilidad de elección. Uno no puede dejar de ser miembro de una familia, (excepto de la que el propio individuo forma), según las circunstancias, por más que pueda renegar de ella. Lo que no entiendo es que la integración en un grupo de pertenencia elegido libremente, como puede ser un partido político o un sindicato, lleve tantas veces aparejado el hecho de despreciar no sólo a los que pertenezcan a otro de ideología contraria o distinta sino, incluso, a los que no pertenecen a ninguno. Posiblemente a estos últimos con más encono por su incapacidad para encorsetarlos.

Durante los años de régimen ibarrista y en lo que al mundo de la cultura se refiere, el ninguneo, los ataques directos y los chantajes más repugnantes se ejercían de manera sañuda e implacable contra los que osaban ejercer algún tipo de crítica a las actuaciones políticas emanadas del politburó o, simplemente, no se prestaban a la lisonja, el apoyo incondicional, el vasallaje o, incluso, la sumisión rastrera. O eras de su cuadra o, como mínimo, no existías. Una de la actuaciones más sangrantes que conocí y seguí de cerca se perpetró contra quien osó descolgarse de un manifiesto público de pleitesía al rey del mambo de aquella época. Y, así, fue fulminado de manera inmisericorde de cualquier cargo oficial real o virtual por sus esbirros e incluido en la lista de los malditos. En el colmo de la aberración, un libro a punto de ser publicado en una editora pública, fue también arrojado a las tinieblas exteriores o a las llamas de la intransigencia. No sólo el autor, también su obra era víctima de la furia sectaria de estos demócratas de pacotilla.  En fin, años ciertamente oscuros aquellos en los que sólo faltaba que, de madrugada, sonara el timbre de tu casa y no fuera el lechero.
(Fuente: Filóloga Bibliófila)

sábado, 7 de octubre de 2017

ABDUCIDO

Hace dos sábados escribí el primer artículo sobre el laberinto catalán con la esperanza de que me sirviera de exorcismo y, así, cubriendo el expediente, librarme de ser poseído por la legión de demonios mayores y menores que lo infectan. Me temo que no solo no lo he logrado sino que ha sucedido lo contrario, porque este es el tercero seguido que escribo sobre el tema. Y lo que es peor, creo que mi estado más que un caso de posesión que podría solucionarse con cuatro hisopazos de algún sacerdote amigo, al compás de la cantidad de noticias y comentarios que se suceden de forma vertiginosa e ininterrumpida, ha adquirido la categoría de abducción y ahora ando ya metido en un torbellino diabólico del que no sé cómo voy a poder salir. Y es que los artículos que escribo, más que para paliar mi penosa situación creo que solo sirven para retroalimentarla.  Lo único que espero, con una ansiedad plagada de incertidumbres e inseguridades, es que el problema se resuelva, en un sentido o en otro, lo antes posible. No solo por mi salud emocional, que también, sino, sobre todo, por la salud emocional de España.

(Fuente: La Vanguardia)
A la espera de lo que pueda suceder el lunes en ese pleno del Parlament convocado o sin convocar en el que, de celebrarse, aún no hay indicios que me permitan aventurar si en él se materializará  la Declaración Unilateral de Independencia, (esa DUI que a mí me suena a argot hospitalario), y de producirse, tampoco me es posible asegurar si será inmediata o diferida, pero que, en cualquier caso, suspendido como está por el Tribunal Constitucional, será nulo de pleno Derecho, el núcleo del vórtice independentista está ahora centrado en la necesidad de diálogo y de mediación. ¿Diálogo con quién? ¿Con los mismos delincuentes, (Puigdemont, Junqueras, Forcadell...), que han organizado esta zapatiesta violentando la Constitución y el Estatuto de Autonomía, desobedeciendo  las sentencias judiciales y manteniéndose empecinados en el delito? ¿Con los camisas pardas de la CUP, Òmnium Cultural y la Asamblea Nacional Catalana que acosan, señalan, persiguen, humillan y amenazan a los que no están de acuerdo con ellos y su hipotética República Independiente? Y mediación, de quién, ¿de la Iglesia Católica, como algunos portentos han señalado? Pero, ¿con cuál de ellas? ¿ Con la de la Conferencia Episcopal con el melifluo Blázquez a la cabeza; con la del párroco de Calella y los 400; con la ultramontana de ese trasunto apolillado de monseñor Guerra Campos que es el obispo de Alcalá de Henares, o con la del Papa Francisco, por poner solo 4 ejemplos?  La majadería es de órdago, ¡Madre del Amor Hermoso!

(Fuente: elmundo.es)
Por otra parte, el tarambana mediocre y megalómano de Puigdemont, (“ya me siento presidente de un país libre”, ha dicho el nota), no ha sido consciente de a quién se enfrentaba y ha calculado su envite rematadamente mal. Porque Rajoy, ya se sabe, ha dado suficientes muestras de ser un político cachazas e inmutable, capaz de aprovechar, como los expertos en artes marciales, el ímpetu del ataque de sus adversarios en su propio beneficio. Si a eso le añadimos la rara astucia ‘vicevérsica’ que posee de hacernos creer que está quieto cuando se mueve, el final de este mal llamado choque de trenes nos ha llevado a donde estamos y, sobre todo, a donde ha llegado, pian pianito,  el atolondrado cristobita catalán, ahora trémulo ante la tesitura de tener que elegir entre el fuego o las brasas, o sea, entre la cárcel o el linchamiento político de los que todavía lo jalean.  Pues eso, al pez que busca el señuelo, no hay que tenerle consuelo.


(Fuente: 20minutos)
En fin, no me gustaría que Cataluña se independizara, fundamentalmente por las personas que viven allí, que sufrirían en sus carnes la trágica decepción de comprobar que la Arcadia feliz que prometen estos iluminados sería, apenas en realidad, una Albania extemporánea. Esto no quiere decir que esté en contra de una independencia que se produjera al amparo de la Ley. Y creo que desembarrancar la situación actual pasa, de entrada, por la disolución del actual Parlament y la convocatoria de nuevas elecciones autonómicas con listas que, para evitarnos entrar en un bucle terrorífico, no deberían incluir a los delincuentes recalcitrantes que nos han traído hasta aquí. Después será el momento, sin precipitaciones ni demoras, del diálogo. Y de las reformas constitucionales que hagan falta para que pueda celebrarse un referéndum consultivo legal en Cataluña. Si la mayoría está en contra de la independencia, se acabó el carbón. Si a favor, referéndum nacional vinculante a fin de ratificar o no el sí. Y en caso de ratificación, siguiendo la política de la UE con el Reino Unido y el Brexit, contrapartida económica. Porque querer el guarro, los guarrinos y la leche de la guarra, tampoco es de recibo. A ver si me queréis comprender.

sábado, 30 de septiembre de 2017

CON LA IGLESIA HEMOS TOPADO

(Fuente: DesEquiLibros)
Lamento titular mi artículo utilizando el tópico que tergiversa, haciendo una lectura interesada, la frase dicha por Don Quijote cuando, en busca del alcázar de la señora de sus pensamientos, cree que un “bulto grande y sombra” que divisaba a lo lejos era el palacio de su princesa y gran señora Dulcinea. Mas, al acercarse, comprobó que la torre barruntada “no era alcázar sino la iglesia principal del pueblo”, exclamando así: “Con la iglesia hemos dado, Sancho”. La expresión no puede ser más directa y lineal y es obvio que se refiere al edificio y no a la institución, a mayor abundamiento cuando la palabra “iglesia” aparece con inicial minúscula en el texto. Pero hubo quien, tomando el rábano por las hojas, cambió el verbo “dar” por el verbo “topar”, más contundente, y ahí comenzó a utilizarse para expresar nuestra desesperación cuando nos encontramos con un obstáculo insalvable, sea este civil o eclesiástico, que nos impide realizar nuestros deseos o proyectos. Me he permitido echar mano de ella, (no sin cierto sentimiento de culpa), para utilizarla en su sentido más literal y con “I” mayúscula, a remolque del comunicado que la Conferencia Episcopal ha evacuado para dar a conocer su postura sobre el referéndum convocado mañana en Cataluña. Como si no tuviéramos bastante con la que ya está formada, han tenido que salir los obispos al retortero para añadir confusión al caos de una grey a la greña. Pues eso, por si éramos pocos, parió la abuela y para colmo de males, sermones episcopales.

(Fuente: Infocatólica)
A nivel personal me importa un bledo lo que la jerarquía eclesiástica diga o deje de decir sobre este tema o sobre cualquier otro, entre otras razones porque, por no hablar de la credibilidad que me merece, hace tiempo que dejé de estar bajo su tutela, si es que alguna vez lo estuve de forma racional. Pero, en ocasiones, el tener que escribir un artículo semanal impone cierto tipo de sacrificios que, acaso, acaben resultando reconfortantes al estampar el punto final del mismo. Así, mi primer encontronazo con la ¿pastoral? fue escuchándola en la voz meliflua y almibarada de monseñor Blázquez. Terminada su perorata no fui capaz de discernir  qué posicionamiento era el que había concitado la unanimidad de los prelados. Y es que cuando parecía decir sí, contraatacaba con un no, para pasar a un quizá o un ya veremos. Bien es verdad que no me fiaba demasiado de la lucidez de mis entendederas  porque, con ese soniquete oleoso con retrogusto incensado que se gasta y que me resulta imposible de soportar, mientras lo escuchaba estuve más pendiente de evitar que me sobreviniera un coma hiperglucémico irreversible que de sus palabras. De modo que, pasado el empacho, la leí detenidamente. Por alejarme de cualquier tipo de prejuicio incluso una vez lo hice en voz alta, tratando de borrar de mi memoria su salmodia edulcorada. Y mi conclusión, ya más ecuánime y sin interferencias, volvió a ser la misma.

(Fuente: Diócesis de Málaga)
Si se me permite un oxímoron más que chirriante diré que no estoy nada al tanto de los fundamentos epistemológicos de religión alguna, de manera que no sé si, en el caso que nos ocupa, lo acordado por la Conferencia Episcopal Española está bajo la inspiración del Espíritu Santo. De ser así, este ente de razón del catolicismo anda en franca decadencia desde aquel Pentecostés evangélico, porque el documento es todo un modelo de ambigüedad, de ambivalencia milimetrada, una pirueta de funámbulo en la que se detecta un afán poco disimulado de querer sorber y soplar al unísono y que logra el imposible de agradar y enfadar a los feligreses de ambos bandos a la vez. La verdad es que comprobar el desparpajo que han tenido para conseguir poner una vela a dios y otra al diablo, que ya son ganas, para representar el papel de un patético Poncio Pilatos de baratillo, resulta un espectáculo ciertamente grotesco. E irritante sobremanera que lo hagan, como lo hacen, echando mano de una transcendencia del todo impostada e invocando una autoridad moral de la que carecen. Y muestras nos dieron de esa penuria ética años atrás en ocasiones más dramáticas, en las que estaba en juego la vida de personas inocentes. Los monseñores Setién y Uriarte son dos ejemplos elocuentes de esas miserias apostólicas.
(Fuente: Libertaddigital)

En fin, visto lo visto y dado que la Iglesia Católica ha sustituido en templos y púlpitos catalanes la actividad pastoral por la política, sería hora de revisar el acuerdo con la Santa Sede, claramente conculcado por curas, priores, abades y obispos mitineros, y anular la exención de la que disfrutan del pago del IBI, que ya les vale. Estaría de dios, primo.

sábado, 23 de septiembre de 2017

CATALUÑA A MI PESAR

No quería hacerlo, no quería escribir sobre el esperpento catalán. En primer lugar porque estoy más que harto de todos ellos, de Puigdemont a Forcadell, del PDeCAT a la CUP. Y en segundo lugar porque tengo la impresión de que ya está todo dicho sobre el particular, desde las idioteces más sonoras hasta las opiniones más acertadas. Y sin embargo me he decidido a hacerlo como el que se somete a un exorcismo, a ver si escupiendo negro sobre blanco todos los demonios que en estos días se han ido introduciendo en mi cacumen soy capaz de abrir el ordenador, encender la televisión o acercarme al quiosco a comprar la prensa sin que me castañeteen los dientes, mis tripas  comiencen un recital incontrolable de borborigmos o mis piernas se queden con menos fuerzas que las de las marionetas de Herta Frankel. Yo no sé con exactitud los días que llevamos con la matraca megalómana e insólita de la Generalitat y sus palmeros, pero a mí se me están haciendo infinitos. Son muchas horas asistiendo a una película que unas veces parece terrorífica y otras una bufonada, pero que habría que clasificar, sin duda, en lo últimos y más cochambrosos escalones de la serie Z más cutre. Solo espero que, de aquí al 1 de octubre, el género gore no haga acto de presencia en la pantalla.

(Fuente: Elespañol.com)
El busilis del asunto es de una sencillez apabullante: el Estado de derecho español debe impedir la celebración de un referéndum ilegal en España. No hay más y en ello está. La deriva disparatada que esta intervención inevitable y justa ha producido en la sociedad catalana es cosa bien distinta. Los acontecimientos nos han abocado a una situación desagradable, trágica, indeseada pero, al menos, nos están sirviendo para constatar la  ausencia de convicciones democráticas que ya intuíamos en los promotores del engendro. Tras las dos vergonzosas sesiones del Parlament de Cataluña donde, bajo la batuta hierática e implacable de la señora Forcadell, (inquietante personaje que igual te felicita el cumpleaños que se cisca en tus muertos sin variar un ápice la expresión de su cara de palo), se atropellaron sin contemplaciones leyes, reglamentos, estatuto y  derechos parlamentarios para aprobar las leyes que abrieron el camino oficial a la independencia, la actuación de las instituciones catalanas y de sus políticos no ha sido más que una terca y pavorosa escalada hacia un fascismo torpemente enmascarado de una falsa legitimidad. El incendio en febrero de 1933 del Reichstag, sede del Parlamento alemán, fue aprovechado por Hitler para borrar del mapa al Partido Comunista y aumentar la mayoría parlamentaria del partido nazi. En Cataluña han cerrado el suyo hasta después del 1 de octubre. No es lo mismo, pero se parece.

Con el gobierno de Puigdemont arengando a la ciudadanía a ocupar la calle, los camisas pardas de la CUP y adláteres, que utilizan la situación como trampolín de sus delirios revolucionarios, se encuentran como pez en el agua acosando y señalando a quienes no quieren aceptar el trágala ilegal y antidemocrático que pretenden imponerle: Jueces, fiscales, alcaldes, funcionarios, concejales, políticos, ciudadanos, se llamen Juan Marsé o Pedro Palotes, son blanco de sus insultos y de sus amenazas. Incluida la guardia civil, retenida por una pandilla de estos mamarrachos fascistas, ante la mirada ausente de los Mossos, en las dependencias de la Consejería de Economía adonde habían acudido en cumplimiento de una orden judicial. En fin, lo de ‘camisas pardas’ no lo dije a humo de pajas, porque leyendo que la tienda de los padres de Albert Rivera, me imagino que como otras, amaneció una de estas mañanas empapelada de pegatinas y pasquines independentistas, me vino a la cabeza “La noche de los cristales rotos”, en la que grupos de las SA nazis y ciudadanos, entre otras y más graves fechorías, asaltaron las tiendas de
ciudadanos judíos en Alemania y Austria, rompiendo sus escaparates y marcándolas con la estrella de David. La autoridades calificaron estos hechos como “una reacción espontánea de la población”. Pues eso.

Cuando al principio hablaba de bufonada me refería, mayormente, a esos dos botarates, artistas de la falacia y maestros en solemnizar paparruchas y bobadas cuales son Gabriel Rufián y Pablo Iglesias. No dan una estas criaturas. El primero confundiendo cargos electos con altos cargos, que ya es confundir siendo él electo, si es que acaso sabe que lo es;  y el segundo hablando de presos políticos cuando ni siquiera hay presos, solo detenidos y, de haberlos, habría que denominarlos ‘políticos presos’, porque no lo estarían por sus ideas sino por haber cometido un acto ilegal, o sea, por delincuentes. Como lo están o han estado Ignacio González, Jaume Matas y Jordi Pujol, hijo. Es que hay gente, mira tú, que tiene la rara astucia de acostarse tonta y levantarse idiota. Y sin comer mierda de pavo, primo.
(Fuente: VilaWeb)


sábado, 16 de septiembre de 2017

ANIMALARIO

Aparecen debajo de las piedras, detrás de las esquinas, emboscados tras de una columna periodística, en las redes sociales, en la televisión, por los pasillos de la Universidad,  en la sopa de fideos. Después de que a partir del año 1982 se reinstaurase, casi sin solución de continuidad,  el pensamiento único, hay en esta tierra una cultura del clientelismo, del mamoneo, que ya es un estigma que sobrevuela el aire del aire. Esta sociedad de aquí, la nuestra, la de andar por casa, tiene  una tara genética que a ver quién es el guapo que la rompe y la manda a las cloacas de la historia.

(Fuente: Expansión)
Tres prototipos, a mi corto entender, forman esta fauna culebrera y sectaria: trepas, pelotas y chivatos, siendo los primeros los más numerosos a pesar de que, para serlo, han de hacer méritos. Hay quien los hizo llevando la cartera de un consejero, riendo las gracias de un alcalde,  represaliando un libro, dejando de hablar al amigo “desafecto”, masajeando espaldas... Los hay que renunciaron a su partido y a su ideología. Se encaramaron a la cola del pesebre y, una vez que sintieron en sus espaldas la caricia seductora del sillón de respaldo alto y palparon las pelusas de la moqueta, si te he visto no me acuerdo. Estos conversos, furibundos, resultan los más patéticos. Han de hacerse merecedores de la unción  para que su pasado descarriado no suponga un obstáculo a sus ansias. Y entran a saco en el engranaje. Les da igual llevarse por delante a sus amigos, a sus sueños, a su libertad. La palabra riesgo no existe en sus diccionarios. Todo sea por el riñón, todo sea por la causa  que les permita vivir creyéndose lo que no son. Es fácil cambiar dignidad por estabilidad. Al fin y al cabo, la integridad es un mito que acabó en El Quijote. Y hay que huir del crítico como de un apestado, cruzarte de acera si lo ves por la calle,  no contemporizar con estos puñeteros amargados, con los no uncidos, vaya a ser que alguien vea y  pida explicaciones. Y se arrellanan a vivir. Les pierde el interés porque un trepa no tiene más ideología que el trepar. Y servirán al amo mientras dure la bicoca.

(Fuente: Diario Información)
Pelota y trepa, ¿son el mismo espécimen? Yo creo que no, aun siendo ambos de la misma familia. Porque aunque el trepa siempre es pelota al hacer de la adulación su piolet para el ascenso,  hay pelotas de línea dura, altruistas en su ceguera modorra, que no buscan recompensa material y ejercen su peloteo sólo por idolatría, como el que reza, como el que adora. El pelotillero puro daría la vida por su dios de pacotilla y mataría por él. Es el más peligroso de todos porque, creyéndose portador de valores inmutables, te pisa la cabeza como mancilles el buen nombre de su caudillo. No espera recompensa alguna. Este talibán se siente satisfecho defenestrando infieles, sin que le importe que su nombre  figure o no en parte alguna. Si alguna vez coincide con su dios terrenal y éste le sonríe como quien mira a una grulla, él guardará esa sonrisa como un viático. Es la tropa fanática, la minoría genuflexa de los sin nombre.


(Fuente: Inversor global)
Por las razones aducidas, habría que deducir que no todo pelota es chivato, pero a la viceversa, siempre. Cuando se juntan estas dos características en alguien, ojo de chícharo con él  porque estos bifrontes son  hijos de mala madre. Desde chicos. Empiezan con el peloteo y las chivadas en la escuela y ya no pueden parar. Es como una droga que se les mete en el cuerpo y, cuando no ejercen, alcanzan tal crisis de abstinencia que son capaces de llevarse por delante a Cristo bendito hasta conseguir un chisme que llevarse a la boca y propalarlo. Incluso, en el colmo de su paroxismo, endilgando a algún inocente falsas fechorías con tal de meterse la dosis que los tranquilice. En la propia delación obtienen su doble recompensa, satisfaciendo así, mientras babean de gusto, su inmoralidad bífida.

En el mundillo de nuestra ‘cultura oficial’ conocí yo, mientras rigió nuestros destinos regionales “el gran conducator”, a algún elemento que, mientras estaba encaramado en el machito, logró reunir en su repelente cuerpecillo las tres características zoomórficas antes descritas, sazonadas, a mayor abundamiento, con un veneno viscoso que ni la víbora cornuda. Todo un portento que ahora, venido a casi nada, anda por ahí pataleando rabietas egocéntricas. En fin, ya habrá ocasión más adelante, si se tercia, de hablar de algunas situaciones más que patéticas de las que fui testigo en aquella época oscura, protagonizadas por algunos de estos ejemplares tóxicos.
(Fuente: lavoz.com.ar)