viernes, 18 de diciembre de 2009

FONDO DE PANTALLA

Le hice esta fotografía a mi hija Andrea en el verano de hace tres años. Estuvimos juntos en Valencia y, en ese momento, nos íbamos a la estación para decirle adiós. Ella camino a Barcelona donde vive y trabaja. Nosotros a Badajoz. Y a su ausencia. Tiene una expresión triste, la primera que veo cada mañana cuando enciendo el jodido ordenador. Al cabo de tres años he escrito este pequeño poema, porque las cosas son así.


Mi niña de ojos llorosos,

te miro cada mañana

apenas despunta el día,

¡qué tristeza no saber

qué miras tú, niña mía!


Me miras desde la ausencia

en un repetido encuentro

apenas despunta el día,

yo sé que te estoy mirando

¿qué miras tú, vida mía?


Se ilumina mi mañana

sabiendo que estás ahí

apenas despunta el día:

constancia de amor callado

la de tu fotografía,

dolor de saberte lejos

desde que despunta el día.




6 comentarios:

Carlos Rivero. dijo...

Nada más sencillo y a la vez más sublime que expresa la "debilidad" de un padre poeta:su hija poeamada.
Precioso Jaime.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

No digo tres ni cuatro digo,
no hay turnos que acaben con estas putas plañideras fiestas venideras.

Juan dijo...

Aunque hace tiempo que no escribo,he seguido tus comentarios.
Este dedicado a tu hija me ha gustado mucho.Tu hija muy guapa.
Te deseo felices fiestas y un estupéndo año nuevo.
Un abrazo,Jaime

Luna Aurea dijo...

Me ha gustado leerte.
Los sentimientos que albergas hacia tu hija son los mismos que mi madre siente por mi cada vez que me marcho de la mancha a tierras granadinas.
Supongo que será normal, pero aun asi tardé en comprenderla...
Es lo que conlleva representar el papel de madre y por supuesto, el de hija.
Un beso

Manuel Al dijo...

Siento sana envidia, si es que ésta puede ser sana, de los médicos capaces de hurgar en nuestras tripas para salvarnos la vida. Siento tristeza de no saber expresar mis sentimientos con la naturalidad que tú lo haces.

Espero que escribas en el blog con más frecuencia para poder utilizar tus palabras. Como dijo el cartero de Pablo Neruda: "la poesía no es de quien la escribe, es de quien la necesita".

maheko-ogi dijo...

http://maheko-ogi.blogspot.com/